lunes, diciembre 20, 2010

ARGENTINA

No sé los gringos, en Gringolandia, pero aquí seguro que sus lacayos, gerentes y garantes de sus propiedades no se levantan a la misma hora que la chusma laburante, los albañiles, los operarios industriales, las servidoras domésticas. Apenas despunta la claridad en verano, o en plena noche invernal, salen de sus barrios ignorados y temidos, de sus guaridas precarias, de sus denostadas villas "de emergencia", y se encolumnan a sus laburos cotidianos, bolsito al hombro, ropa sencilla, caras de sueños traspapelados.

Los ves -si te caés de la cama- haciendo ordenadas filas para tomar uno, dos y hasta tres bondis que por fin los depositen en sus destinos laborales, trepando a los trenes suburbanos, saludándose con gestos, manos, algún abrazo, como soldados de una guerra a la que no le temen.

Son miles en cada barrio del Gran Buenos Aires, millones en una superficie mezquina que concentra hoy a la tercera parte de la población de una Argentina raquítica, desierta, abandonada por sus fundadores y superexplotada por los aniquiladores de indios y de combatientes revolucionarios.

Son los sobrevivientes pero también los vivientes de mañana, tipos y tipas que pese a ser pobres se reúnen a celebrar su pobreza, distribuyen con generosa alegría la cultura de sus pueblos y provincias de origen, de las queridas -y tan temidas por la burguesía- naciones hermanas del continente.

Hoy enfrentan el desafío de seguir viviendo en esta Argentina tan presuntuosa y sectaria de los desteñidos, los hijos y nietos de inmigrantes "blancos" que en su momento fueron despreciados por los patricios.

Hoy acaba el año y hay que empezar a construir el futuro, derrotar al apocalipsis racista y xenófobo, empezar entre todos, o por lo menos entre muchos, a ser todos.

No sé si los gringos en Gringolandia se levantan temprano.

Aquí es hora de despertarnos.

2 comentarios:

  1. Muy cierto, Guillermo. Siempre vale la pena leerte.

    Saludos,
    Alejandro.

    ResponderEliminar
  2. me encanto esto que escribiste la verdad opino igual que vos.. me gustaría seguir leyendo tu blog, ahora estoy trabajando en uno de los mejores hoteles en paris pero a mi vuelta seré tu seguidora!! saludos!!

    ResponderEliminar